10 barreras frecuentes al trabajar en equipo dentro de las organizaciones

La productividad de los equipos de trabajo tiene tanto retos de carácter externo como interno. Factores como la compensación, las herramientas de trabajo, el cronograma o la ubicación geográfica de sus miembros, son barreras que afectan la sinergia del trabajo, pero mucho más la forma cómo se relacionan cada uno de sus integrantes.

La¬†motivaci√≥n laboral¬†y el¬†compromiso con los resultados¬†pueden verse afectados porque los trabajadores no han fortalecido las habilidades socio-emocionales que implica aprender a trabajar en equipo e impactan en el desempe√Īo grupal y la velocidad¬†de reacci√≥n para alcanzar las metas planteadas para llegar juntos.

1. Ausencia de roles y autonomía

Las personas tienen responsabilidades individuales, objetivos que cumplir. Sin embargo, son parte de un eslabón en la cadena que es el equipo. No pueden aprender a trabajar en equipo cuando sus miembros no tienen claro de cuál proceso asumen la responsabilidad y no les entregan la confianza para ejercerlo completamente.

Cuando esto sucede, se da lugar a la improvisación y como consecuencia se generará mayor desperdicio de recursos y se cometerán más errores.

2. Bajo nivel de confianza

Un líder necesita aprender a generar el contexto de confianza de su equipo, brindar el espacio para escucharse y debatir todas las opiniones, crear el ambiente para que todos participen, se re-alimenten oportunamente, para que sientan que su experiencia y forma de ser es valorada y que merecen ser parte del equipo.

3. Visión fragmentada

Cuando los miembros del equipo no comparten la misma visión que el líder se limita el trabajo en equipo. Por esto el líder debe aprender a comunicar el destino de la empresa y el futuro desarrollo de sus áreas, brindar herramientas para realizar las estrategias y ser claro sobre lo que se necesita alcanzar.

4. Ambiente negativo

Se puede evidenciar cuando hay divisiones en subgrupos, cada quien está por su lado, se buscan culpables por no lograr las metas en lugar de socializar los aprendizajes y si el líder no sabe hacer nada para que la cultura cambie impactará negativamente en los resultados de la organización.

5. Clima de incertidumbre

Cuando ante circunstancias adversas de la empresa o del proyecto el líder no sabe comunicar los cambios por venir se generan ambientes de confusión provocando pesimismo, angustia y por consecuencia afectando la productividad.

6. Ritmos desfasados

Debido a los compromisos con un proyecto muchas veces los ritmos de trabajo son más fuertes o son más lentos. Quizás algunos procesos así lo requieren. Es importante equilibrar al equipo, ya que no por más horas de trabajo se logra aumentar la productividad, por el contrario, la energía se agota y se va a requerir un período más largo de recuperación.

Es clave volver más eficientes los procesos y eliminar lo que no sea de valor para la satisfacción del cliente.

7. La falta de empatía

Se observa cuando uno o varios de los miembros del equipo no comprenden sist√©micamente el impacto de su rol, el de sus compa√Īeros y la interdependencia entre ellos.

Generalmente muestran actitudes egoístas en las que se preocupan solo por sus propias tareas, buscan ser reconocidos como los trabajadores estrella y no consideran importante colaborarle a sus colegas para que todos alcancen el resultado de equipo.

8. Carencia de reconocimientos

La motivación de un equipo se origina más allá de su remuneración. Un líder debe desarrollar la habilidad de exaltar las habilidades y los esfuerzos de sus colaboradores, compartir cómo equipo la responsabilidad de los errores y motivar a cada uno de sus miembros.

9. La exclusión de las minorías

Cuando se rechaza a algunos de sus miembros porque no tienen el mismo criterio que la mayoría del grupo. Por ejemplo cuando se plantean objetivos o planes de acción muy optimistas con los cuales algunas personas no concuerdan. Es importante escuchar y respetar los argumentos de la minoría, porque quizás desde su perspectiva puedan contribuir al equilibrio emocional del equipo.

10. Falta de conciencia de la realidad

Algunos equipos que han logrado resultados en el pasado tienden a confiarse y caen en la zona de confort. Han logrado victorias juntos y sienten que cualquier desaf√≠o es peque√Īo de acuerdo a su historia. Sin embargo, luego de celebrar estas ganancias siempre se debe mantener una¬†mentalidad de humildad¬†y de¬†aprendizaje continuo.

El mundo cambia permanentemente, los clientes y nosotros mismos. Por lo tanto como equipo se deben mantener alerta y adaptarse constantemente a las nuevas circunstancias dise√Īando estrategias m√°s creativas que las anteriores.

¬ŅQu√© debes tener en cuenta al momento de construir equipos dentro de tu empresa?

La productividad laboral es consecuencia de la habilidad para trabajar colaborativamente.

Por lo tanto, los líderes de la empresa o de un proyecto necesitan equipos inteligentes, entrenados en cómo acceder a su propia sabiduría, experiencia y recursos disponibles dentro de sí mismos. Equipos que trascienden los conflictos y los vuelven una ventaja en su relación de interdependencia y de calidad de vida. Equipos capaces de ser colaborativos y así reducir todo aquello que bloquea la consecución de sus resultados y que logran generar las condiciones adecuadas para alcanzar sus objetivos.

El acompa√Īamiento de un coach de equipos facilita que este grupo por s√≠ mismo¬†analice¬†sus posibles correcciones y mejoras, desarrolle las condiciones adecuadas para alcanzar sus resultados. Otras acciones que puede desarrollar son:

  • Fomentar la comunicaci√≥n y la integraci√≥n.¬†
  • Crear puentes para que cada miembro pueda reconocerse, mejorarse o complementarse en una conversaci√≥n asertiva con sus compa√Īeros, incrementando la creatividad y el rendimiento¬†conjunto y con ello¬†la¬†motivaci√≥n¬†de todos los trabajadores.

El impacto de un proceso de Team Coaching por lo tanto, es visible en las cifras y el clima organizacional. Reduce la rotación de talento, de clientes e incide en la satisfacción de sus inversionistas.

Recuerda que las empresas no son logos, ni letreros, ni ladrillos sino personas conversando entre sí para alcanzar objetivos. Por tal motivo, incidir en el bienestar de la empresa y entregar herramientas de gestión emocional y de diálogo incrementará los ingresos de la empresa y su rentabilidad.

 


Escrito por Jessica Triana, Coach Ejecutivo y Equipos
Suscríbete a mi blog www.jessicatrianac.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate ¬Ľ
Abrir chat