Salario emocional 🎭 para un mejor ambiente de trabajo saludable

Salario emocional, creador de ambientes de trabajo saludables y productivos

En escenarios tan inciertos y mediados por los cambios tecnológicos, las empresas que invierten en el talento humano, hacen una gran apuesta a la competitividad. Más allá de la discusión del ‘fantasma’ de la automatización de tareas con la llegada de la denominada cuarta revolución industrial, las compañías tienen una preocupación y a su vez, un desafío latente, prepararse para enfrentar los cambios y seguir siendo productivas.

Es así como cada vez más, las organizaciones abrazan la transformación digital, se reinventan para actualizar sus procesos e identificar nichos de mercados que les permita moverse en un campo de economía digital y diversificada, para la cual crean nuevos planes de negocio. Pero la tarea no termina allí. Continue reading →

Una cultura más humana, indicador de éxito de la transformación digital

Una cultura más humana, indicador de éxito de la transformación digital

¿Cómo los líderes empresariales de América Latina están asumiendo hoy el aprendizaje?

¿Cómo acogen los cambios de diferentes estilos de vida planteados por la economía digital? 

¿Cuántos de estos líderes conciben la transformación digital como una plataforma para aprovechar nuevas oportunidades de expansión y se preparan para los nuevos desafíos de negocio?

Estas son preguntas clave para reflexionar acerca del escenario actual. Aquellas empresas que logran adaptarse a la transformación digital es porque entendieron que sus principales dificultades radican en transformar su cultura organizacional, darle protagonismo al aprendizaje y en comprender la mentalidad de la nueva generación de consumidores. Por lo tanto, son conscientes que el abordaje para enfrentar estos desafíos debe darse desde un enfoque humanístico y no solo técnico o tecnológico. Continue reading →

Liderazgo Digital: Bienvenido el líder vulnerable

¿Es posible liderar un entorno en el que en menos de 2 años han cambiado las reglas de juego de forma completa? En este post hago una reflexión de la madera de la que deberían estar hechos los nuevos líderes en la era digital. Es mi visión, nada menos científico. Y merece la pena.

No se si habéis sentido alguna vez que se os iluminaba la bombilla cuando leíais algo o veíais algún vídeo. A mí sí. Y este vídeo que os recomiendo contiene esa chispa. Os lo recomiendo ver al final. La estadística dice que tan solo un 2% de los que leáis este post terminareis viendo el vídeo. Bienvenido ese 2% que se lo lleva puesto.

En este entorno de nuevas formas de hacer donde un algoritmo se puede dar al traste con el trabajo que habitualmente venían desempeñando 15 ó 20 personas, hace falta un nuevo tipo de persona preparado para liderar equipos de personas con un alto talento y con una curiosidad y una pasión sin limites.

El secreto ya no está a mi juicio en este tipo de personas que tenían clara una visión y que magnetizaban a su equipo. Hablo de ese tipo de líderes que han dejado a muchas organizaciones huérfanas cuando se han ido. El nuevo líder en la era digital se deja cuestionar, admite el error como forma de evolucionar y de crear el futuro, se sorprende del talento y de la creatividad del equipo. Incluso llega a cuestionarse su papel rodeado de gente que es capaz de generar ideas brillantes por la noche y son capaces de llegar al día siguiente con la solución a un problema irresoluble -aparentemente- la noche anterior.

En este estadio de transformación digital al que se han visto abocadas la mayoría de las empresas tradicionales, el nuevo líder coordina equipos multidisciplinares, con talentos diversos y a veces antagónicos. Perfiles que en las organizaciones tradicionales han estado a veces enfrentados: marketing y BI, ventas y desarrollo de producto, tecnología y negocio. Ahora todos forman parte del mismo equipo y cada uno aporta su chispa de brillantez.

Ahí van algunas pistas de lo que a mi juicio debe contener un líder de la transformación digital:

El nuevo liderazgo es facilitador del talento del colectivo. En el post «En busca de unicornios» esbozaba algunas de las capacidades de los nuevos profesionales de lo digital. ¿Es posible liderar un equipo de gente hambrienta, apasionada, curiosa, sin miedo el error, con capacidad para cuestionar, probar y aprender? Quizá no sea posible si tu concepto de líder está basado en la vieja idea del líder que cuando se para, paraliza al equipo. El nuevo líder digital facilita que el talento fluya y crea el espacio necesario para que los diferentes perfiles contribuyan hacia una visión que es cambiante por definición.

El nuevo liderazgo es humano y cercano. Precisamente ese entorno cambiante, exige admitir el error como parte del guión. Durante años he aprendido a contar con la situación personal del equipo como parte indispensable de la generación de valor. En mis statu semanales siempre he empezado por 2 minutos de checkin personal. No es posible sacar lo mejor de nadie cuando una persona ha sufrido un quiebre importante es su vida. Merece la pena saber cómo llegamos cada uno antes de pedir esfuerzos. El primero que puede sentirse hundido algún día eres tú y no pasa nada, si has sabido respetar previamente la situación de tu equipo.

El nuevo liderazgo es generoso. ¿Quién no se ha visto alguna vez en su vida preparando un documento para su jefe?, ¿y quién no ha vuelto a recibir feedback alguno después de entregar el documento definitivo? Si decides ser una facilitadora o un facilitador del talento de un colectivo de gente brillante, acabas de abrir la puerta a la visibilidad de ese talento. Y posiblemente parte de tu equipo se vaya -empezando por los más brillantes. Y posiblemente ese sea el mayor catalizador de creación de valor para el equipo que se queda: «Aquí se crece, aunque sea fuera».

El nuevo liderazgo consiste en perseverar y saber rectificar. Recuerdo la conversación entre Alicia en el país de las maravillas y el gato Cheshire: `Would you tell me, please, which way I ought to go from here?’ `That depends a good deal on where you want to get to,’ said the Cat. `I don’t much care where–‘ said Alice. `Then it doesn’t matter which way you go,’ said the Cat. No es posible avanzar cuando se desconoce el rumbo. Es posible tener una visión cambiante y el propósito debe ser único. Creo que es necesario perseverar en alcanzar una situación futura deseable y también es posible rectificar sobre el método, las formas o la planificación inicial. Ahora, prepárate para que te cuestionen.

El nuevo liderazgo hace uso de la intuición. Hoy en día todos admitimos la intuición como parte de los ingredientes en el proceso de decisión. De hecho la intuición es una sana mezcla de experiencia y observación. Las tipas y tipos que mejor he visto que manejan la intuición, son aquellas que no serian capaces de «de-construir» su proceso de toma de decisiones. Algo similar ocurre con los sistemas expertos y su dificultad para crear una inteligencia artificial que se asemeje al funcionamiento del cerebro humano. Es lo que se conoce en el proceso de aprendizaje como la fase de «consciencia competente».

El nuevo liderazgo impulsa la curiosidad. Y dado que no es posible en equipos multidisciplinares tener un nivel de profundidad en el conocimiento de todos y cada una de las disciplinas, lo único que queda es la curiosidad como catalizador. Saber amasar la intuición y la curiosidad diaria como catalizador de resultados, creo que es la capacidad más necesaria cuando se lideran equipos digitales. Y la curiosidad y la pasión van de la mano a todas partes.

El nuevo liderazgo se apalanca en la escucha. Nunca se me olvidará la frase de Rafael Echeverría sobre que la escucha es la parte más activa del lenguaje. Si has sido capaz de crear el espacio necesario para que ocurran las cosas, de facilitar la contribución de talento en aras de alcanzar una situación futura deseable, de admitir el error como ingrediente indispensable del proceso creativo, de cultivar la curiosidad como catalizador del cambio, prepárate para ser cuestionado a diario. Cuando gestionas un equipo de gente extraordinaria, la diversidad de criterio es algo que sí o sí, siempre se va a dar. Empezando por un equipo cuestionando en bloque tu decisión. El día que eso ocurra, sonríe porque acabas de facilitar el espacio que andabas buscando.

[Contribución al post original by Ignacio Villoch] El nuevo liderazgo comunica eficientemente su visión. Transmite su mensaje emocionando e ilusionando a su equipo, [es capaz] de involucrar a su equipo -un líder lo es, porque tiene seguidores- con una llamada a la acción no basada en (falsas) promesas de (efímeras) recompensas, o en (veladas) amenazas. Comunicación clara, sencilla, transparente, bien articulada, emotiva, en positivo, inclusiva, sin eufemismos o imperativos.

En resumen, a diferencia del viejo liderazgo -creador de clones a imagen y semejanza de sí mismo, el nuevo liderazgo es capaz de crear nuevos líderes a partir de la diversidad.

De momento estas han sido las habilidades que me han salido de una vez. ¿Se te ocurre alguna adicional? Seguro que sí.

Por Jessica Triana. Coach Ejecutivo y Equipos en www.armoniaenaccion.com

Top
Abrir chat