Liderar implica impulsar a otros líderes

Crecí pensando que tenía que ser perfecta para ganarme el cariño de la gente. Y así estuve tragándome mis emociones y creyéndome súper poderosa durante muchos años, hasta que alguien, en un proceso de liderazgo, me señaló que eso era un error. Justamente lo que estaba evitando. Equivocarme me generaba vergüenza pero ahora, después de varios tomas de consciencia a partir del coaching, acepto y valoro mi propia vulnerabilidad. Estoy aprendiendo a permitir que las personas me vean tal y como soy, con todo lo que he logrado y con lo que me falta, con mi cansancio y mi impotencia, esta nueva postura de vida me ha ayudado a vencer de alguna manera la soledad y a enriquecer mis relaciones interpersonales en la vida privada y laboral. Este proceso tan ganador, que no ha sido nada fácil, sus consecuencias que vengo experimentando, junto al conocimiento que he acumulado en mi trayectoria de vida personal y profesional, así como mi ser emprendedora de educación empresarial y ser coach, son mi mayor motivación para ofrecer hoy los servicios de Armonía en Acción, mediante los cuales quiero acompañar a líderes y equipos operativos de la organización a través de una transformación que les permita alcanzar mayor creatividad y capacidad de innovación. Sé que como yo pensaba, aún hay muchos líderes empresariales que no conciben el éxito más allá de una vida con títulos profesionales, idiomas, posiciones de poder, y posesión de bienes y dinero. He descubierto que hay habilidades más enfocadas en ganar y generar bienestar, que implican aprender la gestión de las emociones, el empoderamiento, la comunicación directa, la escucha activa y que son vitalmente importantes para el éxito real, el éxito desde la armonía. Se trata entonces de aprender a estar aquí de un modo diferente con los demás y más aún consigo mismo. Se trata más que nada de aprender a conversar internamente y con los otros. Yo pensaba que eso era fácil y que todos podíamos hacerlo todos, incluso estudié comunicación social y creía ingenuamente que sabía comunicarme, jaah! Ahora tengo la evidencia de que se requiere un entrenamiento y mucha consciencia para lograrlo. Para desarrollar esa sensibilidad, porque es más que una habilidad en la cual converguen la emoción, el lenguaje y el cuerpo. ¿Por qué esto sería relevante cuando ya se ha logrado bastante en la vida? Porque hay muchas cosas que ni siquiera sabemos que no sabemos. Y muchas veces nos falta humildad para reconocerlo. A mí me pasaba. En el ambiente laboral y en las posiciones de poder la vulnerabilidad pareciera estar relacionada con la debilidad, así que muchos líderes y sus colaboradores no se permiten fallar, pedir ayuda, ni dejar ver lo que no saben.  ¿Cuándo nos han celebrado la equivocación o el fracaso? Lo que muchas veces desconocemos es que si actuamos desde esa humildad, entramos en la vulnerabilidad para reconocer que no sabemos y solo entonces se abre un mundo de aprendizaje e incluso de cariño para nosotros. Para trabajar en equipo se requiere cierta maestría para reconocer las maneras diferentes de observar el mundo y aprovecharlas para lograr resultados conjuntos. Es usual que nos quedemos en conversaciones de juicios y críticas en las que no estamos diseñando resultados para el futuro, sino que nos quedamos anclados en el error del pasado. De eso se trata lo que ofrezco en esta propuesta empresarial: de la generación de habilidades y la promoción de sensibilidades que permitan reconocer las emociones de los otros y las características de los contextos, de modo que se desarrollen relaciones ricas, de confianza y lejos de los esquemas jerárquicos tradicionales, en los que la confianza y la intimidad den paso a la productividad. Al fin de cuentas ¡Las empresas no son ladrillos ni marcas, son personas trabajando! Y esas personas son la principal fuente de innovación. Lograr que sea efectivo depende de la capacidad de los líderes para empoderar a sus equipos, motivar la autonomía de sus colaboradores y, sobre todo, aprender a valorar todas las opiniones en un formato más circular que vertical. Si esto es lo que desea para usted y su empresa, estoy aquí para apoyarlo.

Por Jessica Triana

Coach Ejecutivo, consultora y Directora en www.armoniaenaccion.com


Si no está de acuerdo con alguno de los puntos que menciono anteriormente, por favor no dude en ofrecer su crítica constructiva en la sección de comentarios a continuación. Y si tiene puntos adicionales que considere deberían estar contemplados arriba, hágamelo saber y los consideraré. Espero con interés leer sus pensamientos!